TESTIMONIOS
Aquí mostramos casos y testimonios totalmente reales de personas que, a través del Método FIIT, han logrado grandes resultados y una mejor calidad de vida. En FIIT buscamos resultados permanentes, cambios de estilo de vida mas que transformaciones en poco tiempo. Si sos usuario del #MétodoFIIT y deseas sumar tu testimonio, enviarnos tu testimonio a info@nutricionyentrenamiento.fit.


" Cuando decidí empezar el Método FIIT fue porque estaba cansada de hacer todas las dietas conocidas, y las que a otras personas les daba resultado y rápido (obviamente) a mi no. Cada vez que las terminaba o las abandonada el efecto siempre era uno o dos kilos más de los que tenía antes de empezarla. Por lo tanto, estaba muy desanimada e incómoda con mi cuerpo y mi ropa. Por eso decidí que necesitaba cambiar mi estilo de vida más que empezar una dieta y como esa era la propuesta me aventuré haciendo un compromiso conmigo misma a cumplir paso a paso lo que fuera que me enviaran desde FIIT. Así fue que recibí las primeras indicaciones, empecé a tomar agua, que no estaba acostumbrada a más de 500 ml por día (si llegaba), y entre otras cosas, a buscar recetas en la página de FIIT (son muy fáciles y muy ricas).
Por supuesto me entusiasmé cuando veía cambiar mis medidas y mis compañeras de gimnasio (que ya hacía rato iba y nunca había tenido tantos cambios por no haber acompañado al ejercicio desde la cocina en un tiempo sostenido) me alentaban y preguntaban qué estaba haciendo, ya que ellas notaban un cambio importante. Esto me ayudó a seguir, pese a llegar fin de año con todas las juntadas correspondientes más las fiestas y eventos varios, a los cuales asistí y disfruté sin necesidad de excederme con la comida (ya que alcohol nunca tomo). Fueron de mucha ayuda las devoluciones del equipo de FIIT, ¡cuando me bajaba el ánimo ellos me apoyaban! Ahora aprendí cómo comer, como de todo, me amigué con el pescado, con algunas verduras y amo desayunar, cosa que antes lo hacía rapidito y con cualquier cosita. "

Laura (Marzo 2018)


"Antes de comenzar a ser usuaria del Método FIIT, estaba pesando más de 105 kilos y me sentía atrapada en una cárcel. Esa cárcel era nada más y nada menos que mi cuerpo.

Al comenzar tenía mucho miedo, no quería hacer las típicas dietas, no sabía si iba a poder cumplir con el gimnasio porque odiaba hacer actividad física, no tenía tiempo para cocinarme cosas raras que pensaba necesitar y porque sinceramente mi vida nunca estuvo encaminada a lo saludable. Todo se resumía a frituras y sedentarismo.

Grande fue la sorpresa que me llevé cuando descubrí que en el programa JAMÁS me indicaron que debía dejar de comer, ¡sino todo lo contrario! Cada tres horas reloj yo estaba cumpliendo alguna de las comidas indicadas. ¿Pasar hambre? ¡NUNCA! Y encima alimentos súper ricos que ni sabía que existían.
Con respecto a entrenar, ¡tenía tanto miedo! Siempre había visto el gimnasio como algo muy lejano. Mi cuerpo era un generador de vergüenza constante. Al principio me costó soltarme, hasta que me enseñaron que cada ejercicio, cada rutina, estaba hecha en base a lo que yo podía dar y en base a lo que mi cuerpo necesitaba.

Hoy ya pasaron cuatro meses desde que comencé. ¡Puedo jurar que mi vida es otra! Ya llevo bajados más de 16 kilos, pero no es en los kilos que perdí donde me enfoco, sino en la cantidad de vida que gané en solo meses… Sé que no es fácil, sé que existen miles de miedos, porque yo los tuve. Pero juro que salir de la cárcel de mi cuerpo fue lo mejor que me ha pasado en toda mi vida. Es un cambio que se puede realizar, con el asesoramiento de profesionales. Solo hay que tomar la decisión y esforzarse. Hay una hermosa vida esperándonos."

Aylen Trejo (Marzo 2018)