Aprendizaje y conducta para una vida saludable


Cuando empezamos a desear y querer llevar un estilo de vida más saludable es fundamental informarnos, saber cómo hacerlo. Es por ello que buscamos a un profesional que nos guíe,y además empezamos a leer más y a interesarnos por esos temas. Y aquí empieza el proceso de aprendizaje, en donde llevamos a la práctica toda esa información, y junto con un profesor que nos ayude a reconocer nuestros aciertos y errores el aprendizaje se vuelve más amplio. 
Hasta aquí parece ser todo lo que necesitamos, pero no, necesitamos algo más, que suele ser lo que requiere más esfuerzo: la conducta

Conducta: aquello que solo nosotros podemos decidir tener.
La conducta en pos de la salud no se compra, ni estudiándola de la A hasta la Z podemos tenerla de un día para otro, porque la conducta es algo propio de cada uno y es una decisión de llevarla a cabo y simplemente hay que practicarla cada día. La conducta no viene por genética, es predisposición a repetir algo que deseamos. Claro que requiere esfuerzos, ya que la conducta sugiere ser constante, solo de ese modo con la constancia diaria, es que la conducta se quedará con nosotros de manera más firme y relajada acompañándonos  nuestra decisión de elegir salud.

Ahora sí, empecemos este camino en busca del bienestar y recordemos que lo más mágico y efectivo que podemos adquirir está dentro nuestro y es nuestra conducta. 
¡Dejá tu Comentario!