Medir las porciones de las carnes


Los alimentos ricos en proteínas, como las carnes (vaca, pollo, cerdo, pescado) y huevos, y aquellos que provienen de la naturaleza como vegetales y hortalizas, no necesitan ser medidos, pesados, ni debemos calcular si los estamos comiendo de más o de menos. Pero lo que sí necesitamos hacer es incluirlos en nuestras comidas diarias y no preocuparnos por cuánto como, sino ocuparme de comerlos. Con estos alimentos puedo darme el gusto de comer hasta estar satisfecho.

¿Y eso por qué? 
Está comprobado científicamente que con el consumo de carnes y de vegetales fibrosos no hay manera de excederse tanto como para dañar nuestra salud, ya que antes de que esto ocurra nuestro estómago nos dice "basta", por el efecto saciante que tienen.

Si un día nos comemos tres bifes no sería un problema, ya que la carne al contener mucha fibra muscular hace que sea uno de los alimentos más difíciles de digerir para nuestro cuerpo (lo que no ocurre con el pescado, porque contiene menos fibra muscular). El estómago ejerce tanto trabajo digestivo que a nivel cerebral se produce mucha saciedad (lo mismo ocurre con la fibra de los vegetales y de las hortalizas). Además, las proteínas de las carnes y de todos los alimentos son precursoras de triptófano, lo que eleva la serotonina en el cerebro y nos genera gran poder de saciedad. 

En nuestro cerebro tenemos un sistema de equilibrio que regula la ingesta, pero el consumo de alimentos industrializados (aquellos que genera el hombre) alteran ese equilibrio cerebral, por lo que debemos cuidar su porción. Pero con el consumo de los alimentos de la naturaleza no pasa lo mismo, debemos sentirnos libres de consumirlos, escuchando nuestro cuerpo, hasta sentirnos saciados, y no ponernos conducta, disciplina, ni estresarnos.

Si deseamos medir la porción de carne que debe comer una persona, ésta equivale al tamaño de nuestra mano estirada con nuestros dedos juntos, y con un grosor de 1 - 1,30 cm, aunque podemos pasarnos un poco más.

En conclusión... siempre y cuando las carnes estén acompañadas de vegetales fibrosos (que nos aportan fibras, vitaminas y minerales) y una buena hidratación, será imposible que podamos comer tantas proteínas de la carne como para dañar nuestra salud. 
¡Dejá tu Comentario!