Lista FIT: ¿cómo organizarte?


Somos lo que comemos, y lo que ingerimos depende casi directamente de lo que compremos. Entonces, si lo que comemos va a depender de lo que compremos, debemos ser inteligentes a la hora de salir de compras, ¿no?.

En la imagen hay algunos ejemplos de alimentos que no deben faltar en nuestras opciones diarias, priorizando aquellos alimentos naturales. Los ejemplos de productos industrializados son opciones por si se desea consumir algo por el estilo. 

 Acá van a algunos tips:

  • Primero que nada, debes hacer una limpieza de tu alacena. Comienza a descartar y despedirte de todos esos alimentos procesados, empaquetados, industriales, es decir, todo aquello no esencial ni beneficioso para nuestra salud.
  • Luego, ve al supermercado y/o, aún mejor, a una carnicería, verdulería y dietética y haz una compra inteligente, lo más natural posible. Que la mayoría de tu compra sea saludable, ¿cómo saberlo? ¡Fácil! Todo lo que provenga de la propia naturaleza. Y si no tiene etiqueta nutricional, ¡mejor! Por ejemplo: frutas, carnes, huevos, avena, etc. Siempre debes ir con una lista hecha. TIP:  nunca ir con hambre. ¡Porque podrá influir en tus decisiones!
  • Organizar un día de la semana para cocinar es una muy buena opción si sabes que andas con poco tiempo. Ese día se puede hacer comida para toda la semana. Lo que lleva mucho tiempo como las verduras, cortarlas, hervir algunas y dejar todas listas en tuppers, así en la semana sólo debes abrir un tupper y condimentar. Por lo que siempre ten en tu despensa muchas verduras: tomate, lechuga, pepino, palta, zanahoria, rúcula, etc. Puedes tenerlas limpias y ya cortadas en tu heladera, para que cuando vayas a comer, solo las juntas y condimentas.
  • Es importante tener la proteína lista para tus comidas. Carnes freezadas cortadas en porciones individuales listas para cocinar en la plancha, huevos duros listos, ayuda a la hora de tener poco tiempo. Algo que aconsejamos es tener las claras de huevo separadas y ponerlas en frascos de mermeladas vacías.
  • Cuando cocines, siempre haz de más y así congelar en porciones y tendrás lista tu comida cuando el tiempo te falte.
  • De esta manera, tu heladera estará siempre llena de alimentos saludables para saciarte y no comer con hambre todo aquello que te perjudica. Porque una cosa es comer algo fat por hambre y otra es comerlo por gusto o por placer. Si lo comes por hambre, más que seguro comerás el doble o triple de comerlo solo para darte el gusto. No debes prohibirte nada, darte los gustos que quieras, pero consciente y en su medida.
  • Si estás mucho tiempo afuera, es buena opción andar con viandas, tuppers y demás colaciones. Se puede llevar frutas, frutos secos, galletas de arroz, jamón y queso, pechuguitas cortadas, proteína en polvo y demás, para no tener que pasar muchas horas sin comer. Hoy en día hay muchísima variedad de tuppers y envases para llevar y también las lancheras para refrigerar.
  • La organización es clave. Es fundamental contar con los alimentos de la lista en tu casa para no tentarte y comer cualquier cosa, simplemente porque no había acceso a un mejor alimento y con la organización estas situaciones se pueden prevenir.
  • Mucha gente, por falta de tiempo o porque no le gusta cocinar, pide delivery. Vivir a comida de afuera, aunque sea el lugar más saludable que exista, no es lo mismo. La falta de tiempo, en muchas ocasiones, se da también porque no priorizas la alimentación, y es muy importante que te reserves un mínimo tiempo para comer con calidad. 
  • El secreto está en que el 80% de tu compra debe ser con alimentos saludables, propios de la naturaleza, la mayoría sin etiqueta nutricional. Por ejemplo: una banana, es de la naturaleza, es saludable y sin etiqueta nutricional. Y el 20 % restante dejalo para todo lo envasado, industrializado (con etiqueta) para darte algún gustito.

Prestarle atención a lo que comes cada día hace la diferencia. 

¡Dejá tu Comentario!